jueves, 11 de mayo de 2017

ATENTADO A LA BELLEZA - José Andrés Seoane. #salvemos la Plaza del Grano

"Atentado a la belleza".

     La tierra funciona como un acumulador de calor gracias a la inercia térmica del material. Es un regulador hidrométrico: cuando el sol se levanta el agua se transforma en vapor y la tierra absorbe las calorías. 
     Al inverso, cuando la noche cae y la temperatura baja,  el vapor se condensa en agua líquida que nutre y refresca la tierra. Así sale ese verdín que alfombra la Plaza del Grano y de su suelo suben frescor y perfumes inigualables.

     La remodelación que intentan hacer en la Plaza del Grano con hormigón, arena y cemento es un "pastiche". Llamamos pastiche a toda aquella obra que, construida con tecnologías de esta época, se camufla mediante estilemas del pasado. Es mentira, escamoteo y engaño.
     Si la belleza, tal como nos enseña Platón, es consecuencia de la verdad, el pastiche es falsedad y, por tanto, vulgar chabacanería.

José Andrés Seoane.


Ni técnicos, ni políticos  pueden igualar en sabiduría y experiencia a quienes aman un oficio , toda una carrera de fondo mimando y embelleciendo monumentos...
Personas sensibles y cercanas, los HERMANOS SEOANE:

La saga de canteros que bordó la Pulchra

Los hermanos Seoane, maestros canteros que mamaron el oficio de su padre en el taller que hubo en Los Cubos cuando León era primera zona monumental, defienden los trabajos permanentes en el templo como solución a sus males



Los cirujanos de la plaza del Grano

Los hermanos Seoane, que levantaron la plaza en 1989, defienden el empedrado de cantos rodados sobre tierra y su restauración como la mejor manera de conservar la esencia de «una plaza única en Europa».




La huella del tiempo en San Marcos
El último restaurador de la fachada, José Andrés Seoane, narra la rehabilitación realizada hace ya 16 años, semanas antes de que arranquen nuevas labores

No hay comentarios:

Publicar un comentario